Destinos baratos

Destinos baratos

Origian: https://www.skyscanner.es/noticias/los-10-mejores-destinos-para-mochileros

Aunque en principio podrías ir de mochilero a cualquier lugar, hay destinos que están especialmente preparados para recibiros a ti y a tu mochila. Skyscanner se ha encargado de buscarlos y seleccionar 10 países perfectos para mochileros en los que no tendrás que preocuparte demasiado por no arruinarte. 10 destinos baratos en los que dormir, explorar y comer serán un verdadero placer.

Si estás pensando en irte a descubrir el mundo de mochilero, sigue leyendo. Quizás podrías empezar por alguno de estos destinos… Compra el billete, organízate y… ¡disfruta de la experiencia mochilera!

Bolivia

Bolivia no es un destino excesivamente caro, aunque llegar hasta allí no sea precisamente económico. Aun así, una vez en el destino te toparás con postales como el Lago Titicaca (el más alto del mundo) o el fotogénico Salar de Uyuni, en el que el cielo y la tierra se funden en el horizonte. Aunque cada vez más gente visita Bolivia y los precios ya no son tan baratos como eran hace algunos años, el país está preparado para los mochileros y la relación calidad-precio es excelente.

Source: http://www.skyscanner.es/noticias/los-10-mejores-destinos-para-mochileros


*****

Destinos baratos

1. Galicia. España

Galicia es verde, húmeda, histórica y tan hermosa que el corazón te dará un vuelco y no querrás volver a casa. El extremo más al oeste de España es un pequeño paraíso de valles profundos, bosques que parecen sacados de un cuento de hadas y rías en las que el aire es puro, además de algunas de las mejores playas de todo el país. Así que si no tienes planes y no quieres dejarte un riñón en las vacaciones, sube al coche y explora lo mucho que Galicia tiene por ofrecer, desde las paradisíacas playas de Rodas y de las Catedrales hasta la Catedral de Santiago de Compostela o las murallas de Lugo. Tanto se te gustan el mar como la montaña, no podrías haber elegido un destino mejor. Y no te olvides de la gastronomía. Cada bocado que des en Galicia será una verdadera experiencia sensorial.

Haz click en la imagen para encontrar los mejores vuelos a Galicia.

2. Bosnia – Herzegovina

Mediterránea y balcánica a partes iguales, Bosnia – Herzegovina ha dejado atrás el fantasma de la guerra, o al menos eso parece si te adentras en su cultura, sus paisajes y su historia. Desde cruzar el famoso puente de Mostar (el Stari Most) hasta palpar el legado del horror en Sarajevo (la visita a los túneles es casi imprescindible), una visita a este país te sorprenderá gratamente y no te arruinará. Aunque si salida al mar es pequeña (tan sólo 20 kilómetros de costa Adriática), aprovecha para adentrarte en las callejuelas empedradas, empaparte del verde del paisaje y del azul del cielo y el agua de los ríos, y la confluencia de culturas. Y si buscas algo refrescante de verdad, déjate seducir por la belleza de las cataratas de Kravice. No lo dudes ni un segundo.

3. Gales. Reino Unido

Los amantes del senderismo sólo tendrán que volar hasta Cardiff para disfrutar del fabuloso All Wales Coast Path, un sendero de largo recorrido que te permitirá descubrir a tu ritmo la espectacular costa de Gales, pasando por rincones con tanto encanto como el castillo de Caernafron y la cabaña en Laugharne en la que el poeta Dylan Tomas escribía. Si esto no te acaba de seducir, ¿qué te parecería explorar castillos como no los has visto nunca? ¿O disfrutar del ritmo relajado de ciudades tan hermosas como Cardiff. con un frente marítimo que combina la modernidad con la tradición? Si te gusta la naturaleza, adéntrate en parques naturales como Snowdonia o Brecon Beacons y alucina. Nunca habías visto algo igual.

4. Puglia. Italia

El tacón de la bota de Italia es un rincón poco masificado todavía pero que los italianos adoran. Y no les faltan las razones. Aunque sería imposible incluirlas todas, sus playas de aguas turquesas, acantilados, ciudades en tonos ocres, una gastronomía sublime y el tiempo, que parece haberse detenido son suficientes alicientes como para atreverte a pisar Puglia y tomártelo con calma. Destino ideal para viajar con la familia o amigos, la península de Gargano es un mundo aparte lleno de bosques antiguos, cuevas y pueblos pesqueros llenos de autenticidad. Bari. los trulli de Alberobello, Lecce, Castel del Monte, las vistas de la Murgia o la villa encalada de Locorotondo… En serio, ¿hace falta que sigamos?

5. La Provenza. Francia

Imagina un mar de lavanda, pueblecitos llenos de encanto, ciudades costeras animadas y paisajes que llevan siglos enamorando a artistas y viajeros. La Provenza es todo esto y mucho más. Te recomendamos que te dejes caer por uno de los rincones más seductores de Francia de junio a agosto para disfrutar de los campos fragantes teñidos de violeta (la mejor postal está en la Abadía de Notre-Dame de Sénanque y en el Plateau de Valensole). Y, ya que estás, aprovecha para pasar por el Festival de Aviñón o para sumergirte en alguna de las preciosas calas de la Costa Azul. Enamórate de la magia natural de la Camarga, de las Gorges du Verdon o el paisaje marciano del Sentier des Ocres para luego comer como un rey en pueblecitos como L’Isle-Sur-La-Sorgue, Fontaine de Vaucluse, Stes-Maries-de-la-Mer o visitar las ruinas romanas de Arles y Orange. Sube a la familia al coche y empieza la aventura.

6. Dresde. Alemania

Más de 70 años después de su destrucción durante la II Guerra Mundial, la hermosa ciudad barroca alemana de Dresde vuelve a refulgir como la joya que siempre fue. El hogar de los reyes de Sajonia disfruta desde el año 2005 de la obra maestra que es la iglesia Frauenkirche, además de varios museos de primera clase como el Museo de Historia Militar de Alemania, cuya extensión ha sido diseñada por el genial Daniel Libeskind. Pero no sólo de belleza clásica vive Dresde. Pásate por la ciudad nueva para descubrir su cara más alternativa y canalla. Si después de comer y pasear tanto necesitas un respiro dirígete a la orilla del río Elba y observa el paisaje. Ya que estás, déjate caer por el Parque Nacional de la Suiza Sajona. Perfecto para estar en contacto con la naturaleza.

7. Extremadura. España

Fértil y no demasiado conocida, Extremadura es una de las joyas que oculta España en su interior. Con una colección de monumentos históricos y paisajes naturales de los que quitan el hipo, si pasas tus vacaciones en esta tierra maravillosa te quedarás con ganas de volver. Junta unos cuantos días libres, ponte al volante y móntate una ruta que combine lo mejor de rincones como el Valle del Jerte (la floración del cerezo es en primavera, pero el lugar vale la pena todo el año) y el Parque Nacional de Monfragüe con la historia y el patrimonio de Mérida, Trujillo, Plasencia o el pueblo blanco de Fregenal de la Sierra. Y, por supuesto, haz la ruta del Jamón Ibérico Dehesa Extremadura para que tus papilas gustativas vibren como nunca.

8. Tesalónica. Grecia

Vibrante, moderna y antigua a la vez, Tesalónica es la segunda ciudad más grande de Grecia y una metrópolis cosmopolita a orillas del mar. Atrévete a aventurarte en sus aires mediterráneos y descubre su patrimonio arqueológico (el foro, el Arco Triunfal de Galerio y la Rotunda valen la pena), el legado de Bizancio y del imperio Otomán, sus mercados llenos de productos frescos, sus museos y su gran vida nocturna. Ya que estás, acércate a la sobrecogedora península de Calcídica, un verdadero lujo de lugar con bosques verdes que llegan hasta playas cristalinas en las que el sol motea de dorado el agua transparente.

9. Amberes, Bélgica

A unos 40 minutos en tren de Bruselas. Amberes es una verdadera perla flamenca. Esta ciudad de dimensiones reducidas es conocida por sus deliciosos y suculentos gofres. Pero después de darte un atracón, no te olvides de dar una vuelta. La magia de la segunda ciudad más grande de Bélgica no deja indiferente a nadie. En ella se combinan los símbolos tradicionales y la arquitectura moderna, dándole ese toque chic que te encantará. Deambula por las calles del centro y tropieza con su grandiosa catedral, almuerza un buen plato de moules-frites (mejillones servidos con patatas fritas), cata por lo menos un tipo de cerveza, relájate en un café y cultívate en uno de sus museos. Y cuando creas que lo has visto todo, escápate a Gante o Brujas para seguir soñando.

10. Rumania

Al este de Europa, haciendo frontera con el Mar Negro, Rumania es un país de grandes dimensiones con suficientes encantos como para poder pasar un año explorándolo y no haberlo visto todo. Seguro que te suena por el Conde Drácula, pero te aseguramos que hay mucho más que rincones algo tétricos relacionados con el vampiro más famoso de la historia de la Literatura. Empieza la ruta por Bucarest, con su bonito centro histórico y el segundo edificio más grande del mundo tras el Pentágono: el Parlamento de Rumanía. La misteriosa Transilvania, tierra de bosques y castillos, oculta tesoros como el Palacio de Peles y el castillo de Bran. Mientras que Brasov es una deliciosa ciudad con aires medievales. Y si quieres hacer algo extraordinario, explora las entrañas de la tierra en la salina de Turda, un enorme parque de atracciones a 80 metros bajo tierra que te sorprenderá. ¿Te animas?

11. Madeira, Portugal

De acuerdo, volar a Madeira no es tan barato cómo hacerlo a Ibiza. Pero una vez hayas llegado el coste de la vida es muy similar al de España, pero concentrado en un archipiélago formado por las islas de Porto Santo, Desertas y Madeira. Respira la brisa del Atlántico desde la cima de uno de sus enormes acantilados, disfruta del bullicio de Funchal (su mercado es un festín para los ojos y el paladar), conduce por la costa y disfruta del entorno, haz senderismo por sus bosques de laurisilva, atrévete a saltar en parapente y sumérgete en las piscinas de agua marina de Porto Moniz. Si nunca has visto delfines o ballenas, haz una excursión en barco y abre bien los ojos. Y, por supuesto, no te vayas sin haber visto las casas típicas en Santana.

12. Montenegro

A orillas del Adriático pero todavía fuera de muchos circuitos turísticos, Montenegro brilla por méritos propios. Con paisajes naturales muy bellos concentrados en un territorio de dimensiones reducidas y con menos de 1 millón de habitantes, aprovecha 2015 para descubrirla antes de que se ponga de moda. Podrás bañarte en playas fantásticas, sumergirte en lagos cristalinos, hacer rafting en sus ríos rápidos o senderismo en sus montañas… y luego disfrutar de la movida de sus ciudades. El Monasterio de Ostrong, casi encajado en la roca, es una maravilla. Mientras que la bahía de Kotor, con sus fiordos, te hará sentir pequeño mientras tus ojos intentan capturar la magnitud del lugar. En serio, haznos caso y dale una oportunidad a Montenegro.

Haz clic en la foto y vuela a Montenegro

13. Túnez

A apenas dos horas de vuelo desde Madrid, Túnez es un país de contrastes fascinante. Aquí encontrarás desde oasis frondosos en medio del desierto hasta un litoral de playas de arena finas en la orilla sur del Mediterráneo. Los tunecinos son un pueblo amable y hospitalario, orgulloso de su pasado y presente que han sabido sacar partido del legado cultural que les dejaron fenicios, cartagineses, romanos, bizantinos y árabes. Así que prepara la maleta y maravíllate ante las puertas azules de Sidi Bou Said, la grandiosidad del anfiteatro de El Jem, las ruinas de Cartago, la isla de Djerba y, por supuesto, los lugares en los que se rodaron las escenas del planeta Tatooine en “La Guerra de las Galaxias”. Aunque no seas ni un poco friki, Matmata te va a flipar.

14. Polonia

Polonia es uno de los países más grandes de Europa y lo ideal es que te lo tomes con calma… o que elijas una región y se concentres en ella. La calidad de vida es similar a la de España y puedes encontrar vuelos baratos con relativa facilidad a algunos de sus aeropuertos. Si te animas, aquí van algunos de nuestros imprescindibles. Cracovia es tan bonita que entenderás porqué casi no resultó dañada durante la II Guerra Mundial, con sus casas de colores y su estilo inconfundible. A las puertas del Báltico, Gdansk es alegre, jovial y rebosa elegancia por los cuatro costados. Varsovia y Poznán son encantadoras. Y el campo de concentración de Auschwitz hará que se te salten las lágrimas. Imprescindible.

15. Albania

Un viaje a Albania es una experiencia en mayúsculas. Este pequeño país al norte de Grecia tiene algunas de las mejores playas del Adriático, casi vírgenes, a lo largo de su litoral. Mientras que sus ciudades vetustas y algo ajadas te atraparán de manera irremediable. Si te gusta la historia, no te pierdas el conjunto arqueológico de Butrinto. Y si vas en busca de naturaleza auténtica, sus cinco grandes lagos saciarán tu sed de paisajes y aventura verde. Eso sí, ten en cuenta que el país no está preparado para el turismo, las infraestructuras y el transporte no son ideales y que la mafia controla el sistema. Recuerda tener cuidado. La experiencia valdrá la pena y te sorprenderá la hospitalidad de la población local.

Y tú, ¿a dónde vas a ir? Recomiéndanos tu destino barato favorito para las vacaciones de 2015 y sorpréndenos.

Source: http://www.skyscanner.es/noticias/15-destinos-para-unas-vacaciones-baratas-en-2015


*****

Destinos baratos

Quem gosta de sair por aí livre, sem muito rumo e com uma bagagem de coragem nas costas, precisa antes analisar – ao menos – o primeiro destino do qual se quer chegar. Reunimos os 10 destinos mais baratos para os mochileiros. que além de economizarem, desfrutam de grandes aventuras em países pouco comerciais.

Países da Ásia  costumam ser alvo constante de quem não quer gastar muito e não à toa, é lá que ficam as cidades com menor custo de vida   como Katmandu, capital do Nepal. Além de ser pólo comercial e industrial, é a porta de entrada para o turismo do país e sua moeda é pouco valorizada: uma rúpia nepalesa vale US$ 0,01.

Confira a lista abaixo e não se preocupe tanto com o bolso:

A Tailândia é definitivamente o destino ideal para mochileiros universitários que procuram um lugar com uma cultura rica e localização acessível, além da culinária exótica. Entre comida e hospedagem você gasta em torno de US$ 20 por dia.

Rico em cultura asiática clássica e natureza tropical, o Trekking na zona rural subdesenvolvida é um dos pontos mais chamativos do Nepal. Além disso, tem templos sagrados maravilhosos. Uma rúpia nepalesa vale aproximadamente US$ 0,01.

Mochilar na Índia é fácil e barato. A desigualdade de rendimentos faz com que a moeda seja baixa, onde uma rúpia equivale cerca de US$ 0,02.

Colombo, a capital comercial do Sri Lana, é a cidade mais popular para se visitar. Grande e impressionantes estátuas se destacam entre as atrações turísticas. Melhor que isso é a moeda local, pois uma rúpia do Sri-Lanka em torno de US$ 0,01.

Lindas praias, selvas e elefantes são o que mais chamam a atenção no país. Além disso, você pode praticar Yoga, surf, mergulho e pesca nos cristalinos mares verdes. Com US$ 1 você consegue 11 mil rúpias indonésias.

Entre Granada, com seus edifícios coloniais, e Laguna de Apoyo, um lago vulcânico na cidade chamada Masaya, a diversidade é o ponto alto do país. Os melhores meses para se viajar é entre dezembro e fevereiro.

Destino típico de mochileiros, Peru reserva muitos encantos, que vão além das trilhas para Machu Picchu. Lima é uma cidade completa, com praia e metrópole, e uma road trip pelo país também é uma boa pedida.

Paisagens espetaculares, pouco gasto para comer e portas abertas para entrar são o ponto forte da Turquia, que possui a mistura perfeita entre as culturas ocidental e oriental.

Se a Itália e Grécia são muito caras para você viajar. a Albânia é uma boa alternativa. Com ricos patrimônios arquitetônicos e culturais, o destaque é ir até Monte Dajti para se ter vista uma fantástica. Dhermi ou Jala Beach agrada os que preferem praia e sol.

Cercada de vulcões, parques nacionais, animais selvagens, lagos puros, mar azul e praias douradas, o Caribe pode oferecer um custo relativamente baixo, e nisso a Costa Rica se encaixa às suas expectativas econômicas. Não esqueça jamais da roupa de banho, pois além de praias, essa cidade tem muitas cachoeiras, poços naturais e fontes termais naturais.

Source: http://nomadesdigitais.com/pensando-em-mochilar-confira-os-10-paises-mais-baratos/


*****

Destinos baratos

Así que prepárate porque te gusten el mar, la montaña, el campo o la historia, aquí encontrarás pueblos españoles para todos los gustos. Diferentes, variados y con elementos que los hacen únicos por muchos motivos… pero con una cosa en común: son tan bonitos que si los visitas los recordarás toda la vida.

Sigue leyendo e inspírate. Descubrirlos es tan fácil como ponerte al volante y hacer una ruta en coche para descubrir algunos de los rincones con más encanto de España.

Empezamos:

1. Arcos de la Frontera, Andalucía

Este pequeño municipio gaditano es una joya por los cuatro costados. Arcos de la Frontera es el pueblo blanco por excelencia, con sus casas encaladas, sobre un promontorio con vistas espectaculares sobre el tajo del Guadalete y las serranías cercanas. Sus miradores no son aptos para los que sufren de vértigo pero, si nos tuviéramos que quedar con algo, sería con la calma que respiran sus calles empedradas, la luz que se refleja en las paredes níveas y los arcos que están por todas partes. Andalucía en estado puro… y el lugar ideal para escaparte, aunque sea sólo un fin de semana.

2. Trujillo, Extremadura

Lugar de nacimiento del conquistador Francisco Pizarro, Trujillo es mucho más que una de las plazas mayores más bonitas del mundo. Este pueblo extremeño es uno de los más monumentales de Extremadura y rezuma historia por cada una de sus piedras. Una alcazaba árabe la domina desde las alturas, las murallas la rodean y en su interior se despliega un laberinto de calles estrechas y de piedra que casi siempre desembocan en esa plaza mítica y tan perfecta para pasar un atardecer de verano. Entre palacios, torres y el legado de los que hicieron fortuna en América es fácil pensar que hemos viajado al siglo XVI.

3. Cadaqués, Cataluña

A Cadaqués se llega atravesando una carretera de curvas que serpentea por los paisajes increíbles del cabo de Creus. Situada al final, de cara al mar, es una perla que brilla cuando el sol la ilumina y que ha inspirado a artistas a lo largo de los siglos. Sí, es el pueblo de Dalí, pero también uno de los pueblos de pescadores con más encanto de la geografía española. Sus casitas encaladas, la iglesia que se eleva sobre los tejados, las barquitas de pescadores… Cadaqués es una obra de arte que condensa la esencia del Mediterráneo.

4. Combarro, Galicia

A orillas del Atlántico, los 7 kilómetros que separan Combarro de Pontevedra son un viaje en el tiempo. Aquí los relojes se detuvieron hace años y quizás por eso su casco antiguo es un festival de hórreos y cruceros. testimonio de la vida en Galicia a lo largo de la historia. La palabra “pintoresco” no le hace justicia a este rincón forjado por el mar y la tradición que tan bien ha sabido conservar su patrimonio.

5. Albarracín, Aragón

Con sus edificios en tonos ocres y la muralla que se encarama por la montaña, Albarracín es uno de los pueblos más bonitos de España. Situado entre barrancos y valles, este rincón de Aragón fue inaccesible durante siglos… y eso se nota. El paisaje áspero abraza a este conjunto amurallado, mientras un meandro del río Guadalviar fluye a sus pies. Sus calles empedradas, cuestas imposibles y la fabulosa iglesia de Santa María de Albarracín son algunos puntos imprescindibles en cualquier visita. Y algunas de las mejores vistas se tienen desde lo alto del castillo, que controla el paisaje como nadie.

6. Cudillero, Asturias

Las casas de mil colores de Cudillero dan al mar y se sitúan, como si fueran los escalones de un anfiteatro, entre la montaña y el Cantábrico. Este pueblecito de pescadores de Asturias tiene uno de los puertos más interesantes de la zona… y también algunos de los mejores paisajes. Subiendo y bajando por sus cuestas empinadas encontrarás miradores en los que el azul del mar y el cielo se funde con el verde del paisaje y las tejas de las casas. Tranquillo y lleno de encanto, siéntate en la playa y disfruta del momento.

7. Frías, Castilla y León

La burgalesa Frías es un rincón de postal. Esta ciudad medieval impresionante está en pleno valle del Ebro y quizás su elemento más destacado es el Castillo de los Duques de Frías. del siglo XI, encaramado a un cerro y rodeado por un foso. Su Torre del Homenaje es el mejor mirador del entorno, la muralla un encanto y las casas colgadas que desafían la ley de la gravedad una maravilla con todas las de la ley. En verano, si te atreves, te podrás dar un chapuzón en el río mientras contemplas uno de los pueblos más bonitos de España.

8. Hondarríbia, País Vasco

En la bahía de Txingudi, a orillas de la desembocadura del Bidasoa, está Hondarribia, una joya arquitectónica que haría la delicia de cualquier aficionado a la fotografía (y a la buena gastronomía). Su casco viejo está sembrado de casas solariegas por las que parece que no pasa el tiempo, con sus balcones de hierro forjado y sus aleros tallados. El Castillo de Carlos V es el corazón palpitante de esta villa marinera en la que se sirven algunos de los mejores pintxos de la zona. Todo el mundo habla maravillas de Hondarribia, ¿será por algo?

9. Alcalá del Júcar, Castilla-La Mancha

El encalado Alcalá del Júcar parece sacado de un cuento de hadas. Sus casas se han ajustado con los años a la forma de la ladera de la montaña, que está coronada por un castillo árabe desde el que las vistas son indescriptibles. Aquí es posible pisar adoquines pero también cruzar el puente romano que cruza dramáticamente el río Júcar. Este lugar histórico cuenta también con una red de cuevas de leyenda… y es perfecto para practicar deportes de aventura. Nunca un lugar tan pequeño había dado tanto de sí.

10. Deià, Islas Baleares

Aunque toda la Sierra de Tramuntana de Mallorca es paradisíaca, el pueblecito de Deià es de los que te roban el corazón y se lo quedan. Está ubicado en un entorno maravilloso de peñas verdes, olivos, encinas y pinos y muy cerca del azul del mar Mediterráneo. Deià tiene tintes de refugio y aquí parece que los minutos pasen más lentamente. Si quieres capturar el paisaje con la mirada nada mejor que subir hasta el cementerio cruzando las calles empinadas y deleitándote con las casas de piedra y las flores. Muy cerca están Valldemossa y Sóller. también preciosos.

11. Garachico, Islas Canarias

El colorido y diminuto Garachico condensa en su territorio la esencia del Tenerife colonial. Es un lugar maravilloso forjado por la naturaleza y la historia. que todavía hoy se respira en el ambiente. La erupción volcánica que destruyó su puerto en 1706 les arrebató una fuente de riquezas pero, a la vez, contribuyó a que el pueblo se conservara tan bien. Pasear por sus calles es un placer… pero todavía lo es más bañarse en las piscinas de rocas que la lava creó a su paso. ¡Ideal para refrescarse!

12. Bocairent, Comunidad Valenciana

En el interior de Valencia, Bocairent es un misterio por desentrañar. De origen musulmán y con una oferta de turismo rural importante, este pueblo de casas de piedra amarillenta está lleno de subidas y bajadas, calles con adoquines y un aire muy especial. Su casco urbano está plagado de fuentes que se esconden en recovecos del laberinto urbano. Y las vistas de la Sierra de Mariola son sobrecogedoras. Si te gusta andar no te vayas sin subir a la Ermita del Santo Cristo que está en la cima de una montaña frente a Bocairent.

13. Olite, Navarra

¿Un castillo con almenas, torres acabadas en punta y que parece sacado de una película de Disney? No, no hablamos de Carcasona. Nos referimos al precioso Palacio Real de Olite, una obra maestra construida durante el reinado de Carlos III y que posiblemente es uno de los castillos más bonitos del mundo. Si lo dudas, acércate. Y si todavía necesitas razones, que sepas que el pueblo de Olite haría las delicias de cualquier amante de la historia. Además de visitar sus iglesias, si puedes, alójate en el Palacio Viejo que hoy es un parador de turismo de los que quitan el hipo.

14. San Vicente de la Barquera, Cantabria

Pese a que últimamente es más conocido por ser el pueblo de David Bustamante, que su fama no os asuste. San Vicente de la Barquera es un rincón cántabro maravilloso y a ratos muy bucólico. Esta villa marinera ha sabido encontrar el equilibrio perfecto entre vivir de cara al mar y su historia medieval. Además de la Iglesia de Santa Maria de los Ángeles y el Santuario de la Barquera. explora el Castillo del Rey y luego contempla su reflejo en las aguas. Encerrada por la muralla, la Puebla Vieja es una delicia… y cruzar el puente de la Maza es posiblemente lo más cercano a andar sobre las aguas que podrás vivir. Ya, si eso, acércate a la casa del hijo más ilustre del pueblo.

15. Santo Domingo de la Calzada, La Rioja

Profundamente marcado por el Camino de Santiago. Santo Domingo de la Calzada es una gozada para pasear, comer y pasar unos días entre calles laberínticas medievales. Su casco antiguo oculta verdaderos tesoros centenarios como sus robustas murallas, la solemne catedral que da nombre al pueblo o el antiguo Hospital. Sin hablar de lo bonita que es la plaza España. del siglo XIV y en la que tomarse una copa de Rioja sabe mejor.

16. Caravaca de la Cruz, Murcia

Pese a un cierto aire de decadencia, Caravaca de la Cruz es la constatación de que en Murcia hay mucho más que playas, huerta y sobreexplotación urbanística. Esta localidad se gestó entorno a su famosa (y muy bonita, por cierto) basílica barroca. que está en lo alto del pueblo bajo la protección del alcázar de los taifas que dominaron estos lares mucho antes. Caravaca de la Cruz es un lugar increíble para los amantes de la arquitectura y el arte renacentista y barroco, con ejemplos repartidos por todas partes. Así que no hace falta, ni siquiera que vayas a ver la reliquia de la cruz de Jerusalén. El paisaje, sus calles y su gente son la mejor excusa.

17. Chinchón, Comunidad de Madrid

En pleno centro de la península y en la pequeña Comunidad de Madrid se ocultan gemas como Chinchón. Un pueblo que gira alrededor de una plaza, destaca por sus edificios barrocos y la historia que todavía hoy se puede palpar. Entre los magníficos soportales de la ilustre Plaza Mayor de Chinchón fue donde se proclamó rey Felipe V, rodeado de edificios de tres plantas con balcones de madera. El lugar fue corral de comedias y plaza de toros. y hoy es ideal para tomar algo o quedar con amigos (aunque no hace falta que sea el típico anís). El monasterio de los Agustinos (ahora un Parador), la barroca Casa de la Cadena, la iglesia de la Asunción y la Torre del Reloj son otros de los rincones más fascinantes de Chinchón.

Source: http://www.skyscanner.es/noticias/los-17-pueblos-mas-bonitos-de-espana

21.04.2021

New

31 2015 mar

Passagem aerea para brasilia promoção

Passagem aerea para brasilia promoção Para voar com muita economia confira esta Promoção Passagens Aereas Brasilia e veja os...

02 2015 abr

Bilhetes avião baratos

Bilhetes avião baratos Na sua newsletter mais recente, a TAP, anuncia a continuação da promoção de voos baratos para Veneza a partir de Lisboa. Segundo a...

21 2014 feb

Quais mascotes podem viajar?

Viagem de avião com animais A Avianca aceita apenas animais domésticos - cães e gatos - transportados na cabine de passageiros. A Avianca...

Popular on-line

Aviao da gol

Aviao da golO Boeing 737-800 da empresa Gol caiu, nesta sexta-feira no Mato Grosso com 155 pessoas a bordo. Os integrantes ... Saber mais...

Bilhete de avião tem iva

Bilhete de avião tem ivaTransfer e EstacionamentoCampanha de PublicidadeComo posso obter um recibo para o meu voo?O seu Itinerário de viagem ... Saber mais...

Imprimir bilhete electronico tap

Imprimir bilhete electronico tapTAP e CP unem forças e oferecem descontos aos passageirosFoi baptizado de “Rail & Fly Portugal” e celebra ... Saber mais...

Testimonials

Bem-vindo ao nosso site! Aqui você pode encontrar os voos mais baratos e hotéis para sua viagem.”

equipa de desenvolvimento, Viagens Aviao

Os nossos parceiros